Style Sampler

Layout Style

Patterns for Boxed Mode

Backgrounds for Boxed Mode

Buscar características

  • Teléfono (0155) 57417681 Y 57911969

  • E-mail: ventasgrupozeus@gmail.com

Algunas notas sobre la legislación de armas en México



ArmerosAlrededor del mundo, las constituciones políticas de cada país permiten el uso de armas a civiles bajo distintos parámetros: puede ser para caza, por trabajo o como un método de defensa propia. Sin embargo, siempre es importante tomar en cuenta las diligencias que hay que hacer para poder contar con armas en casa, y es que siempre pueden presentar un peligro latente no sólo para ellos mismos sino para todos aquellos que se encuentren a su derredor.

Todas estas reglas, especificaciones y condiciones se enlistan en las distintas leyes para la portación de armas, pues de esta manera se tiene un mejor control de las personas que pueden contar con una de ellas en casa. Por ejemplo, algo muy básico es contar con los espacios adecuados para almacenarlas. Puede ser cualquier tipo de armeros, mientras estos puedan mantenerlos alejados de cualquier otra persona que no sea usted.

En el artículo del día de hoy, vamos a repasar algunos de los lineamientos que se tienen que tomar en cuenta para hacer válida la portación de armas. En México, la legislación es mucho más estricta, esto porque se busca tener un mayor dominio, pero sobre todo, control adecuado para que una persona porte un arma sin correr el peligro de que caiga en manos equivocadas. Es a través de la implementación de varios filtros no sólo aplicables al tipo de personas que pueden portar un arma, sino también a los modelos que están disponibles para la población general. Estas especificaciones van desde el tipo de arma que se puede portar, la vigencia de las licencias y los armeros obligatorios para su resguardo.

El reglamento para la portación de armas tiene sus orígenes desde una ley que se aprobó en 1857 en donde se contemplaba el derecho que tenían los ciudadanos a portar armas en vía pública o en su casa. Sin embargo, esta ley se vio modificada con la promulgación de la nueva constitución de 1917, en donde se ponían dos limitantes para los civiles: uno es que se hizo una selección de las armas que quedarían para uso exclusivo del ejército y el segundo, era que la portación estaba limitada a ciertos espacios de la vía pública.

Actualmente, la constitución política señala en el artículo pertinente que los ciudadanos mexicanos pueden contar con armas en su casa siempre y cuando sea para su defensa personal o para practicar caza deportiva, este derecho está limitado a tres únicos modelos: Pistolas de calibre de 9 milímetros o un revolver de calibre .38. Escopetas con cañones mayores a 25 pulgadas, pues los más cortos están completamente prohibidos.  Finalmente, también pueden contar con rifles semi automáticos y de cerrojos. Estas dos últimas modalidades están reservadas para ejidatarios que se encuentren fuera de las zonas urbanas.

Para las armas de cacería hay unas especificaciones particulares. Primero, los individuos que soliciten el registro tienen que contar con una licencia que los acredite como deportistas de este rubro o de tiro. En este caso, pueden portar revolver, pistolas o rifles de calibre 22 con fuego circular.

El calibre .38 está reservado para los deportistas olímpicos de tiro o competencia dentro de este campo. También pueden portar escopetas y rifles de alto alcance, estos específicamente para los casos de cacería. Las características específicas se pueden consultar en la Ley Federal de Armas de Fuego y explosivos.

Todas las armas superiores a estas características están estrictamente prohibidas y su uso se limita para los altos mandos del ejército. Sin embargo, toda arma que se tiene para uso doméstico tiene que estar registradas en la Secretaría de Defensa Nacional, y quienes no lo hagan pueden sufrir una serie de multas que van desde los diez a cien días de multa. En este sentido, es importante señalar que los únicos cartuchos legalizados para ser portados por ciudadanos comunes, se atañen a los modelos que se han mencionado con anterioridad.

Las personas que cuentan con un arma de fuego quedan apuntados en el Registro Federal de Armas y tienen que seguir una serie de obligaciones para no perder su registro. Entre ellas, tener las condiciones necesarias para su resguardo en almacenes para armas de alta seguridad. Esta insistencia en tener una constante vigilancia sobre quién maneja las armas es para evitar que alguien pueda sustraerlas y cometa un delito, pero también como una forma de proteger a las personas que están poco capacitadas en ese campo y puedan causar por su desconocimiento un accidente potencialmente mortal.

Siempre que se adquiera más de un arma para la defensa y protección, debe ser registrada en la instancia antes mencionada de manera individual. Es decir, cada vez que adquiera una pistola tiene que hacer el registro no importando si ya había hecho uno anterior. Como sólo se puede tener un domicilio único —esto para tener un mejor control del registro— es muy importante hacer las actualizaciones necesarias en caso de alguna mudanza.

La SEDENA expide dos tipos de licencia que avalan la regulación de la portación de armas. Estas se dividen en dos: las oficiales que se entregan a los miembros del ejército, de la policía y las fuerzas especiales. Las segundas son las particulares y son las que competen a lo que hemos venido tratando en este artículo. Las particulares tienen que renovarse cada dos años y las oficiales duran hasta que la persona desempeñe el cargo oficial, posteriormente tendría que tramitar una licencia particular.

Hay una serie de requerimientos que el solicitante de la licencia particular tiene que cubrir para poder hacerse acreedor de la misma:

  • Demostrar un modo honesto de vida.
  • Contar con los armeros de seguridad adecuados para su resguardo.
  • Haber cumplido con el Servicio Militar.
  • No tener ningún tipo de complicación física o impedimento de carácter mental para operar armas de manera adecuada.
  • No tener antecedente legales, y mucho menos relacionados con el uso de armas de fuego.
  • No ser alcohólico y en general no tener ningún tipo de adicción.

Como puede ver, es cierto que los lineamientos son muy estrictos, pero esto es para garantizar la seguridad de todos los habitantes del país.

En Grupo Zeus, le ofrecemos las mejores opciones y diseños de armeros, lo invitamos  a consultar nuestro catálogo en línea o puede solicitar información detallada con alguno de nuestros asesores. Nos vemos en la próxima…