Style Sampler

Layout Style

Patterns for Boxed Mode

Backgrounds for Boxed Mode

Buscar características

  • Teléfono (0155) 57417681 Y 57911969

  • E-mail: ventasgrupozeus@gmail.com

Armeros: guardianes de armas



Armeros: guardianes de armas

Los armeros son un elemento fundamental para cualquier persona que gusta de coleccionar, poseer o utilizar armas, principalmente porque este tipo de cajas de seguridad pueden garantizar la guarda y custodia de estos artefactos que pueden resultar sumamente útiles, prácticos e incluso bellos, pero al mismo tiempo peligrosos, por lo que es necesario contar con un elemento de este tipo por cuestiones de seguridad de las armas, pero sobre todo de las personas.

Cabe mencionar que la tenencia de cualquier tipo de armas, cortas o largas, y sus respectivas municiones, implica un reglamento y procedimiento legal que obliga al usuario y poseedor de dichas armas a contar con un espacio específico y seguro para la guarda de estos artículos, lo que a su vez significa básicamente que estas cajas de seguridad para armas son un requisito indispensable que debe cumplir cualquier persona que desea tener una o varias armas.

Desde luego, este tipo de elementos son recomendados y exigidos simplemente por una cuestión de protección y seguridad básica, ya que una caja de este tipo impide que cualquier persona tenga fácil acceso a cualquiera de las armas que contiene, por lo que niños, familiares, visitantes o extraños no pueden acceder a las armas y mucho menos utilizarlas.

Pero ante esto surge una pregunta lógica: ¿qué hace de estas cajas, elementos tan recomendables, resistentes y seguros para un arma?

La resistencia, nivel de seguridad y protección que ofrece una caja de seguridad para armas depende por completo de su proceso de producción, el cual suele tener como punto inicial la recepción de planchas de acero por parte del fabricante, las cuales son cortadas según medidas específicas para conformar las paredes de las cajas. Posteriormente se realiza un proceso de plegado de las piezas de acero y una vez concluido este procedimiento, se diseña y prepara la forma final de la caja para realizar el ensamble final, proceso que requiere el soldado de las piezas.

Por supuesto, para completar el proceso de producción de los armeros se llevan a cabo procedimientos adicionales sobre todo para comprobar el nivel de calidad del artículo, especialmente su resistencia a diferentes elementos. Posteriormente se realiza el pulido y acabado (pintado) de la caja, procedimiento que es bastante complicado, al grado que solo expertos en la tarea se encargan de realizarla.

Pero con estas tareas completadas no termina el proceso, pues hasta el momento solo se ha convertido una fría y pesada plancha de acero en el esqueleto firme, resistente y poderoso de la caja, un esqueleto pulido y pintado que luce extraordinariamente bien en todos los aspectos, pero al que le falta un elemento fundamental: los cierres de seguridad.

El último paso del proceso de fabricación de estas cajas de seguridad es un segundo acabado, el cual consiste en la colocación de cerraduras, inclusión de logotipos, retoques de madera y montaje de cristales antibalas, dependiendo del tipo de caja que se trate, su tipo de acabado y el nivel de seguridad requerido por el cliente y usuario final.

De esta forma es posible encontrar armeros en el mercado con cerraduras tradicionales de tipo manual que se abren y cierran con llave, cajas con cierre con combinación y cajas con cerraduras electrónicas de diferentes tipos que implican un diferente nivel de seguridad, dependiendo del sistema de apertura (código, tarjeta, lector de huella digital e incluso de retina).

Asimismo, hay diferentes tamaños y sobre todo grosores de las paredes de las cajas, tanto de las partes de acero como del cristal, sobre todo cuando se trata de cristal antibalas, el cual suele ser una estructura conformada por 3 diferentes planchas de cristal que están divididas por 2 delgados filamentos que son los elementos que impiden la ruptura del cristal y que proporcionan el blindaje.

Y es por todo este complejo proceso de producción que una caja de seguridad para armas se convierte en un elemento que, literalmente, puede ser considerado como un guardián de acero de las armas que se tienen en un lugar, tanto en una casa como en un sitio donde las armas son requeridas por necesidad de las tareas realizadas, como en una estación de policía.

Y es precisamente también por todo esto que se recomienda ampliamente contar con armeros en cualquier lugar donde se cuenta con cualquier tipo de armas, pues si bien estos artefactos pueden ser un elemento que garantiza la seguridad de una casa, un edificio o cualquier lugar, también es cierto que solo las personas capacitadas y entrenadas en su uso deben manipular estos artículos y por ello las armas deben ser guardadas en un lugar donde solo estén al alcance de dichos usuarios capacitados.

En otras palabras, las armas pueden ser una herramienta para cualquier persona, una herramienta que puede representar y garantizar seguridad, pero que al mismo tiempo se puede convertir en una amenaza y un peligro si no se tienen las medidas de seguridad adecuadas.

Por lo tanto, no basta con ocultar un arma en un cajón o colocarla en un lugar que es, en teoría, inaccesible para otras personas que habitan en la casa o que visitan el lugar, es necesario contar con una caja de este tipo para garantizar que las armas, incluso estando a la vista de las personas, sean inaccesibles, excepto para los usuarios capacitados.

En el caso de lugares donde se sabe de antemano que se utilizan armas, como en cuarteles de policía o en compañías de seguridad privada, es igual de importante contar con estos excelentes guardianes de armas, pues aunque la mayoría de personas en el lugar tengan la capacidad para utilizar armas, siempre es necesario mantener estas herramientas de seguridad y protección bajo custodia, con un buen nivel de seguridad, pero al mismo tiempo disponibles para los usuarios en caso de cualquier tipo de emergencia.

Finalmente, estas cajas no solo guardan y custodian las armas, también las protegen, pues gracias a su conformación, son resistentes a golpes, fuego, agua, presión y otros elementos, por lo que en caso de accidentes, siniestros e incluso intentos de robo, estas cajas son prácticamente impenetrables.

Y es por todo esto que Grupo Zeus recomienda ampliamente el uso de este tipo de artefactos para la guarda y cuidado de armas, pues como empresa especialista en el área, conoce las necesidades de sus clientes y por ello ofrece productos de la más alta calidad, que garantizan la seguridad de cualquier arma e incluso ofrecen un toque estético y agradable a cualquier lugar.

Grupo Zeus está completamente comprometido con sus clientes y por ello trabaja día a día para satisfacer sus exigencias y necesidades a través de la innovación continua de sus productos y por ello es la mejor alternativa para adquirir cualquier caja de seguridad para el hogar y la industria, incluidos los armeros.