Style Sampler

Layout Style

Patterns for Boxed Mode

Backgrounds for Boxed Mode

Buscar características

  • Teléfono (0155) 57417681 Y 57911969

  • E-mail: ventasgrupozeus@gmail.com

Blindaje, protección certera para ayer y hoy



Blindaje, protección certera para ayer y hoy

Las necesidades de mayor protección efectiva en los vehículos de todo tipo, ha marcado desde hace años la tendencia al uso del blindaje. Los diseños pueden ser muy variados, pero deben de seguir los estándares de calidad y resistencia para la máxima conformidad del usuario. En Grupo Zeus tenemos más de 25 años de experiencia equipando los vehículos más variados con estas protecciones, cumpliendo lo más altos estándares de calidad.

Historia de los blindajes

Podemos decir que el blindaje es la reminiscencia de las armaduras de la Edad Media o el uso del mismo concepto por diferentes culturas, como podemos ver en diferentes tipos de protecciones ligeros en Oriente, o hasta el caso de proteger a diferentes animales de montura, contra los ataques enemigos.

La tecnología en los tiempos antiguos era mayoritariamente invertida en la forja de espadas al no poseer hornos del tamaño necesario para fabricar piezas más grandes, de esta forma se establecieron tipos míticos de acero, como el acero de Damasco, el cual, a la fecha contiene leyendas y míticas cualidades. Hoy en día cualquier forjador decente tiene las formas para crear este tipo de acero.

Los avances tecnológicos del uso y forja del acero, llevó hasta la época del siglo XVIII con la Revolución Industrial la posibilidad de crear los elementos básicos, de dureza y resistencia, para la creación de vehículos con mayor resistencia.

Orígenes de los blindajes

Los primeros planes para generar una cubierta que resistiera todo tipo de impactos no se crearon para un carro blindado, como habitualmente se cree. Pensemos en el rol más acercado que tuvo en el siglo XX estos equipos: las primeras noticas que existen en la época moderna para equiparar planchas de blindaje, distan de 1805, publicadas en la revista europea London Times. El sir William Gongreve hablaba de la necesidad de equiparar a los barcos de la armada inglesa de protección efectiva contra cañones. Esto ha sido desde siempre de primordial importancia para los barcos, al convertirse en una fuga en un boleto directo al fondo del mar. Aunque fue una propuesta y plan tecnológico vanguardista para su época, y la primera en establecerse en la historia de forma pública, quedó en el olvido al pensarse la dificultad de fijar placas de metal en un barco. De la misma forma se pensaba que el peso del metal podía hacer que el barco se hundiera.

Pero las ideas de Gongreve pasarían el mar, llegando a Estados Unidos, en Nueva York con el célebre inventor John Stevens, ingeniero, abogado e inventor, creó la primera locomotora empujada por vapor en el continente americano, y el primer servicio de ferry comercial. Por sus proyectos de ley, fue el impulsor del sistema de patentes. En 1812 Stevens, crea un proyecto de ley para construir un barco blindado para la armada de los Estados Unidos. Pero por la poca fe de los congresistas y el poco presupuesto de esta época no se siguió su iniciativa. Pese a las negativas, como se mencionó, Stevens fue uno de los mayores inventores del siglo XIX, y no se quedó con las manos quietas, ya que comenzó a realizar prototipos para crear este buque blindado. De esta forma en 1842 entregó al Congreso de los Estados Unidos su investigación y prototipos de buques. Demostró con sus experimentos en balística, la metodología del grosor de planchas de metal necesarios para soportar diferentes calibres de armas y artillería. En 1854 por fin se aprobaron los fondos para la construcción de este primer buque con blindaje, se le llamó Stevens Battery, pero por los problemas de la nación, nunca llego a terminarse, sin embargo las ideas fueron tomadas por los franceses e ingleses, que comenzaron la construcción de cuatro y tres barcos.

La carrera por el acero

En la Guerra de Crimea, en 1855 fue la prueba para estos buques, sobreviviendo con éxito, causando la necesidad de su creación y conversión de buques en todo el mundo. Estos blindajes eran muy pesados, de puro hierro fundido, al ser difícil crear placas de acero para estos motivos. En el perfeccionamiento de las formas, en 1876 se creó el sistema de fundido y templado al frio del hierro, que le aseguraba mayor resistencia, con menor grosor y peso. Esto se llevó al enchapado de láminas de acero de mucho menor grosor, dándole resistencia a los blindajes, método popular en este tiempo. En 1889 la compañía alemana Schneider comenzó a usar el níquel para darle fuerza y calidad a los blindajes.

Los estadounidenses sintieron la necesidad de redimirse, produciendo la tecnología más innovadora para placas blindadas. En 1890 el empresario H. A. Harvey, crea las primeras planchas blindadas de acero, al combinar capas de acero con carbono, alternando su temperatura. De este entonces se conoció el blindaje Harvey en todo el mundo, siendo casi una norma oficial.

Mientras tanto, los alemanes conocidos por la calidad de su acero (hasta nuestros días son sinónimo de la máxima calidad) en 1893 crean el método Kriapp, nombre homónimo de esta fábrica. La forja de este método se creó a base de una combinación de cromo y níquel, sin necesidad de utilizar carbono. Este método se llama decarburación o endurecimiento progresivo. Esto marco una tendencia al superar al acero Harvey en 15%, y estableciendo el método de blindaje hasta nuestros días, claro con su mejora en tecnología, pero se hace en esencia el mismo proceso.

Este impulso llevó a crear a base de este acero los mejores vehículos blindados en la Segunda Guerra mundial por el ejército alemán. La única forma que fueron detenidos a la inferioridad de los modelos militares del mundo, fue la creación en masa de triplicar los tanques y vehículos aliados, para con número vulnerar sus blindajes. En nuestra época moderna, el acero alemán es el mejor del mundo, seguido por el brasileño, que es una añadidura al ser los inversores y socios tecnológicos de los brasileños las compañías alemanas.

Grupo Zeus establece en México la mejor tecnología para implementar vehículos blindados, teniendo en sus categorías cinco niveles de protección que va desde el más ligero hasta las placas que soportan armas automáticas de alto calibre. De la misma forma se pueden blindar desde partes de construcciones, ventanas, puertas, esclusas, bóvedas, vehículos, etc. En blindaje, somos la mejor opción. Comuníquense a Grupo Zeus a nuestros teléfonos, página web, o redes sociales, para que los profesionales les den las mejores opciones del mercado de seguridad.