Style Sampler

Layout Style

Patterns for Boxed Mode

Backgrounds for Boxed Mode

Buscar características

  • Teléfono (0155) 57417681 Y 57911969

  • E-mail: ventasgrupozeus@gmail.com

Cómo camuflar una caja fuerte con decoración de interiores



Cómo camuflar una caja fuerte con decoración de interiores

El diseño de interiores puede ser una gran herramienta para optimizar tus espacios no sólo para verse mucho más atractivos, sino también para cubrir algunos detalles relacionados con el deterioro de algún material o un elemento previo que sea difícil de quitar. Podría pensarse, en cuestiones más prácticas, que el diseño nos puede servir para camuflar ciertos elementos que por diversas razones preferimos no estén a la vista.

Partiendo de esta idea, el diseño nos puede ayudar a agregar elementos que nos ayuden a esconder cajas fuertes, redoblando la seguridad que de por sí ya nos ofrecen. La sabiduría popular dice que la mejor manera de esconder un objeto es poniéndolo a la vista. Cuando tenemos un elemento valioso y a alguien le interesa extraerlo, seguramente buscará dónde está escondido descartando espacios de fácil acceso.

Si uno ve una caja fuerte a primera vista, inmediatamente piensa que ahí se contiene algo de mucho valor,  pero si ocultamos ese elemento de la manera adecuada sirviéndonos del diseño, se reduce la posibilidad de ser sustraído, puesto que generalmente los delincuentes cuentan con muy poco tiempo y no irán registrando cada espacio. El diseñar una zona oculta en donde resguardar cajas de seguridad también resulta bastante funcional para aquellas personas que no les gusta cómo lucen este tipo de artefactos y buscan armonizar cada uno de los elementos en sus casas u oficinas.

Justamente el día de hoy hemos preparado un artículo en donde te daremos tres alternativas muy sencillas para ocultar cajas de seguridad dentro de tu hogar con los elementos más sencillos y baratos. Si acabas de hacer una inversión al adquirir una caja de seguridad no queremos doblarte el gasto, pero si lo prefieres, puedes presentar alguna de las opciones propuestas a un diseñador profesional y que él te de algunas alternativas mucho más elaboradas. Incluso, los tips que te presentamos pueden funcionar como una solución temporal en lo que puedes contratar a un asesor en diseño.

  1. Los falsos cajones serán una de nuestras opciones más viables para colocar una caja fuerte de un tamaño pequeño. La instalación del panel dentro del cajón para crear un fondo falso es sumamente sencilla. Para esto sólo necesitarás desinstalar el cajón y posteriormente quitar la parte frontal del mismo. Con un cutter o una sierra, realiza unas ranuras en las laterales. Previamente saca las medidas del fondo del cajón y corta una pieza madera con esas dimensiones. Coloca la caja de seguridad, posteriormente la nueva tapa y vuelve a montar la tapa frontal. Te recomendamos hacer esta operación en cajones de difícil acceso, como los que se encuentran en zonas altas o demasiado bajas, pues seguramente será menos probable que alguien intente ver si se encuentra algo escondido ahí por el esfuerzo que requiere. Atornilla muy bien cada una de las partes del cajón para que la pieza de madera extra quede estable y no dé la apariencia de que haya algo oculto. También te recomendamos elegir un mueble recóndito o que no sea fácil de identificar a primera vista. Muchas veces tenemos muebles que casi no usamos en el ático o en la parte trasera de un sillón y son las locaciones perfectas para instalar un cajón falso.
  2. La siguiente recomendación te hará soltar la creatividad y también está pensada para una caja fuerte con forma cuadrada. Toma las medidas de todas las caras de la caja menos la que da al piso. Luego corta en una placa de MDF cada una de las caras, posteriormente únelas con algún pegamento para madera, aunque te recomendamos usar clavos para darle mayor estabilidad. Para el terminado puedes optar por pintura o recubrirla con algún papel tapiz o tela decorativa. Establece la caja en algún rincón del estudio o de tu recámara y colócale encima el cubo de madera. Finalmente pon un cojín encima de él y se verá como un banco para descansar los pies. Si lo que ocultas en la caja fuerte no es un objeto de uso constante, lo que puedes hacer es sellar el cubo al piso, así nadie podrá moverlo ni llevárselo. En este caso puedes optar por la soladura o algún otro tipo de material de unión que lo vuelva prácticamente inamovible.
  3. Para la tercera recomendación solicita la ayuda de un albañil. Esta opción, por sus características también es para ocultar objetos o documentos que no vamos a ocupar en un largo tiempo, pues para sacarlos implicaría remover todo el material usado para su protección. Busca un espacio de la casa, puede ser la sala o el cuarto de lavado, y traza en la pared la forma de la caja fuerte tomando en cuenta como punto referencia las dimensiones de la misma. Deja un poco de espacio según el material de tu casa (madera o concreto) para evitar grietas cuando se den los cambios de estaciones, también revisa que en la zona donde piensas instalar el escondite, no se encuentre atravesada por alguna tubería de agua o gas. Según la profundidad del muro haz una estantería de madera o metal, en donde la caja pueda caber cómodamente. Si la estantería resiste el peso de la misma no te queda más que volver a recubrir la pared. Después de pintar puedes pedirle al albañil que aplique algún proceso de envejecimiento, para que no se note ninguna grieta ni haya señas de que hay algo ahí.  Para finalizar coloca unas estanterías exteriores y algunos objetos de decoración como jarrones o figuras de colección.

Esperamos que alguna de estas sugerencias sean útiles para camuflar tus cajas de seguridad de manera eficiente, en este caso pensamos principalmente en alternativas que pudieran ser viables en el ambiente doméstico. Si tienes algún  tipo de requerimiento especial o te gustaría conocer  otras opciones para ambientes distintos, te invitamos a compartir tus sugerencias con nosotros a través de nuestro correo electrónico: ventasgrupozeus@gmail.com

¡Hasta la próxima!